Buscar
  • Alegrarte

Héroes silenciosos

He sido afortunada. He tenido la oportunidad de ver en acción a un montón de héroes que no paran de salvar vidas y de sumar a tantos que, sin darse cuenta, fueron restándose a ellos mismos. He sido testigo de tantas hazañas importantes, que sin ser fotografiadas, se han quedado guardadas en mi mente y en la de quienes tuvieron la suerte de cruzarse con ellos.


Para encontrarlos no fue necesario ir a verlos al cine ni leer sus historias en cuentos infantiles, bastó con abrir bien mis ojos para identificarlos al pasar. Ninguno usa capa o antifaz, ni se transporta volando o en vehículos invisibles, en realidad, su mejor camuflaje es aparentar ser como cualquier otro. Pero créeme, hay algo muy especial en ellos.


No se aparecen siempre en el mismo escenario porque saben que hay demasiado por hacer como para permanecer en un solo sitio. He podido verlos en los hospitales acompañando y consolando, han aparecido también en los asilos escuchando pacientemente maravillosas historias del pasado, incluso los he podido ver en algunas casas hogar provocando sonrisas a los pequeños que por momentos se olvidan de jugar. Algunos suelen disfrazarse de Godínez para transformar un complicado día laboral en una jornada mucho más agradable, y también he disfrutado al observarlos en las escuelas levantando al amigo que fue perdiendo de vista su enorme valor, así como también otros más regalan sonrientes un "gracias" a aquella maestra que se ha sentido ignorada por sus alumnos. Ha sido muy especial saber que actúan en sus hogares abrazando a los padres angustiados o al hijo que se siente perdido, y aunque no lo creas, te cuento que he visto a muchos héroes silenciosos en la calle a plena luz del día haciendo grandes diferencias con pequeñas acciones.


Para ellos, cada día y mes del año representa el momento perfecto para compartir sus “superpoderes” con los demás, porque sea poco o mucho, siempre tienen algo especial por regalar. No necesitan reflectores para aparecer, de hecho les gusta actuar en silencio cuando pocos están observando.


Es increíble lo que hacen, han aprendido a mirar mucho más allá de lo que una sonrisa puede aparentar y a escuchar más profundo de lo que simples palabras pueden expresar. Eso les ha permitido estar para quienes les es complicado pedir ayuda pero que realmente la agradecerán.


Los héroes silenciosos tienen el pago más valioso del mundo, porque aunque no lo solicitan, terminan recibiendo de los demás algo mucho más significativo que cualquier cantidad monetaria.

Quizás los podemos perder de vista por momentos, pero en realidad están por todos lados. Hay algunos muy pequeños que a su corta edad van por ahí haciendo sonreír a quienes se han olvidado de hacerlo, así como también hay otros tan grandes que ni su falta de movilidad física les impide sacudir con sus consejos el mundo de quienes los escuchan; y no olvidemos a tantos que están aprovechando su juventud para salir y compartir su entusiasmo con aquellos que lo necesitan para continuar.


Te cuento que ellos tienen un gran secreto que hoy revelaré. Estos grandes héroes también llegan a tener días complicados y hay momentos en los que incluso ellos mismos pierden de vista sus "superpoderes", y por ello, permiten que otro héroe silencioso llegue a su rescate para ayudarles a recordar la magia que se encuentra en ellos. No olvidemos que su superfuerza también se encuentra en su vulnerabilidad.


Estos héroes saben que es difícil que su luz ilumine toda la obscuridad pero han entendido que si la comparten con otros, ésta se multiplicará y llegará a encandilar sin medida. También son conscientes de que difícilmente transformarán el mundo entero pero los motiva el saber que sí pueden impulsar por completo el mundo entero de alguien.


He sido afortunada porque la vida me ha presentado a muchos héroes silenciosos, pero además, lo soy porque todos los días me da la oportunidad de convertirme en uno de ellos… así como a ti.





Soy Paula Padilla Macouzet. Me considero afortunada por haber nacido en la hermosa ciudad de la cantera rosa y poder crecer en ella todos los días rodeada de una familia y amigos que significan todo para mí. Estudiar Psicología ha sido uno de los grandes regalos de mi vida porque me ha ayudado a confirmar que la mejor parte de vivir está en esas aparentes "pequeñas acciones" que son capaces de cambiar mundos. La sonrisa siempre será mi accesorio favorito.

Forma parte de nuestra comunidad y ayúdanos a compartir buena onda e inspiración.

Alegrarte® 2020

¡Sorpresa!