Buscar
  • Alegrarte

El siglo XXI que no imaginaron mis abuelos

Vivo en un siglo en donde se ha conseguido lo que ni en sueños se esperaba, mientras se ha dejado ir mucho de lo que parecía irremplazable.


En donde el niño que antes rogaba por salir a jugar, hoy insiste en quedarse dentro de casa frente a una pantalla.


En donde el maestro, que antes era escuchado y respetado, ahora tiene que comerse sus palabras ante la fuerte mirada de los padres que ya no miran de esa forma a sus hijos cuando faltan el respeto.


En donde cada vez hay más gente llenándose las manos de lo que parecía que anhelaban, mientras se van vaciando por dentro.


En donde se ven más sonrisas y apariencias pero también más personas medicadas por sentir una depresión que los va apagando.


En donde se conoce más del personaje que se ve tras la pantalla que de los propios padres que los trajeron al mundo.


En donde se está dispuesto a invertirle todo a la casa pero poco al hogar.

En donde el “ahorita”, “estoy ocupado” y “me da igual” se escuchan cada vez más en las familias.


En donde el niño que dedica su tiempo a jugar al aire libre, es visto de manera extraña por no compartir su tarde con una consola de videojuegos.


En donde los amigos se reúnen para subir “momentos de diversión” a las redes sociales, mientras olvidan voltearse a ver y escucharse.


En donde parece inofensivo tirar basura en la calle pero impensable el dejar de consumir productos de plástico.


En donde se aprendió que es más sencillo sustituir que reparar.


Pero no olvidemos que también estamos viviendo en un siglo en donde el pequeño reprobado del salón tiene la posibilidad de destacar por sus dibujos llenos de talento.


La mujer calladita y pasiva, demuestra su capacidad de liderazgo ante un equipo de trabajo.

En donde el adolescente que nunca salió de casa, puede viajar con una mochila en hombros para conocer lugares maravillosos al otro lado del mundo.


En donde las amistades se burlan de cualquier frontera porque ahora están a una llamada de distancia.


En donde nuestros sueños parecen ir atados a millones de oportunidades que son posibles de alcanzar.


Vivimos en un siglo XXI que definitivamente no imaginaron mis abuelos, en el cual mucho se ha ganado y mucho hay por rescatar. Escuchemos con atención, porque este siglo comienza a hablar en voz alta, y créeme, tiene mucho por decir.



Soy Paula Padilla. Me considero afortunada por haber nacido en la hermosa ciudad de la cantera rosa y poder crecer en ella todos los días rodeada de una familia y amigos que significan todo para mí. Estudiar Psicología ha sido uno de los grandes regalos de mi vida porque me ha ayudado a confirmar que la mejor parte de vivir está en esas aparentes "pequeñas acciones" que son capaces de cambiar mundos. La sonrisa siempre será mi accesorio favorito.

Forma parte de nuestra comunidad y ayúdanos a compartir buena onda e inspiración.

Alegrarte® 2020

¡Sorpresa!